La paradoja de la condición humana es que no podemos convertirnos en nosotros mismos, más que bajo la incluencia de los otros.

Boris Cyrulnik

Estar en la mente de otra persona, ser escuchado, observado, comprendido, que se reflexione sobre uno, ser recordado es una de las experiencias subjetivamente más significativas que un ser humano puede tener.

Heinz Kohut.

previous arrow
next arrow
Slider

Enfoque relacional

Enfoque relacionalX (1)

La orientación relacional incorpora e integra diversos campos teóricos y de investigación como son las investigaciones en la primera infancia y el vínculo de apego, la filosofía del lenguaje, la nueva ciencia cognitiva y los estudios referentes a la representación del self. Los descubrimientos neurocientíficos sobre la configuración del cerebro y la plasticidad cerebral, las neuronas espejo, la memoria, el trauma y diversos trastornos asociados, como el trastorno por estrés postraumático (TEPT).

La perspectiva relacional y las diversas enfoques teóricos que la conforman, comparten como punto central que la mente humana se estructura y configura en un contexto interhumano; es decir que nos configuramos y estructuramos gracias a la continua interacción que tenemos desde el nacimiento con la matriz social y cultural a la cual pertenecemos.

Dicha interacción social y cultural, ha sido y continúa siendo respaldada, principalmente por las investigaciones y descubrimientos de la neurociencia, la cual afirma que las relaciones humanas ejercen una gran influencia en: la configuración y estructuración del self, los cambios y la configuración del cerebro, las funciones cognitivas, la salud física y las enfermedades mentales

Para el enfoque relacional, aquello que llamamos síntomas, trastornos, enfermedad mental o psíquica, es una solución espontánea que hace la persona de las experiencias dolorosas o traumáticas, las cuales no ha podido pensar, comprender y transformar, en última instancia, no ha podido mentalizar.

La capacidad para mentalizar es constitutiva del ser humano y se desarrolla a edades tempra­nas. Es una fun­ción cognitiva superior básica para el funcionamiento psicológico y está estrechamente vinculada a la salud mental, ya que es un factor de protección que confiere resistencia ante la adversidad y el desarrollo de la psicopatología.

Para poder vincularnos es central tener una capacidad saludable de poder mentalizar, por esto la mentalización se considera relacional, ya que es la base para poder sentirnos conectados psicológicamente con los demás, para poder comprenderlos y hacernos comprender.