El dolor forma parte del ser humano, y no puede ni debe ser evitado, sino más bien que puede ser vivido, aprendido y equilibrado con las alegrías de la vida”. Sandra Buechler.